viernes, marzo 23, 2007

El estatal privado

Hace unos días tuve que hacerme unos estudios por pedido de mi médico de cabecera. Llegué al laboratorio a las 8hs (horario en que abre) para hacer rápido y no llegar tarde a mi trabajo. Me encontré con 2 recepcionistas hablando entre ellas mientras otras 3 mujeres estaban juntas tomando unos mates y comentando anécdotas del día anterior.

Quince minutos pasaron hasta que la recepcionista me atendió y otros 10 hasta que otra de las mujeres me sacara sangre para el análisis.

Es evidente que el espíritu del empleado público trasciende los límites de lo estatal.

No hay comentarios.: