martes, enero 16, 2007

Nemo aceptado

Gracias a mi hija de tres años pude ver unas 147 veces “Buscando a Nemo” durante mis vacaciones. El discurso de bienvenida a la pecera del dentista aún rebota en mi cabeza.

“Nemo, novato naranja y blanco, te hemos traído a la cima del monte quiquirisquihaga a unirte a los vínculos fraternos de la tanquedad.”

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Simplemente genial

Que viva la tanquedad!!!!!!

tu hija es una grande, logro que fijaras este complejo concepto filosofico

clue dijo...

Concuerdo totalmente!!! único hit en Google del Monte quiquirisquihaga!!
Que viva la tanquedad!!!
El aro de fuego el aro de fuego!!!


...

...


y ahora que? :P