martes, enero 29, 2008

Sólo una historia de éxito

(…) no le importaba nada América. Es más, le parecía verdaderamente espantosa, por ese afán de las gentes de andar permanentemente tras los dólares, de asistir regularmente a los servicios religiosos, por su culto del éxito y su colosal mediocridad; pero, sobre todo, por su falta de atmósfera histórica. Desde luego que el país tenía una historia, pero eso no era history sino una breve y aburrida success story.

Thomas Mann (1875-1955), La engañada.

lunes, enero 28, 2008

Escrúpulos

"Martín le encajó tres trompadas seguidas y, cuando Carlos -bastante más corpulento- cayó al piso, comenzó a darle patadas en la cara. Parecía que lo quería matar. Hicieron falta tres personas para frenarlo."

La pregunta que tengo en la cabeza desde hace mucho tiempo y que no encuentra respuesta es esta: ¿Cómo hace un Carlos para defenderse de un Martín sin convertirse en alguien como él?

De la misma forma, muchas veces la gente con pocos escrúpulos saca ventaja de los tipos honestos ya que utilizan métodos que estos últimos jamás querrían usar, ni siquiera para defenderse.

El problema tiene dos partes, primero está el darse cuenta de que el otro no tiene escrúpulos y segundo está el impacto sobre terceras personas. Mientras unos tratan de ser siempre sinceros, los otros están preocupados en decir lo que la mayoría quiere escuchar. Por esta razón es que, en general, la gente sin escrúpulos resulta más simpática y tiene más rápida aceptación.

Muchos tipos de serrucho en mano se creen geniales porque leyeron dos o tres libros. Haber leído algunos de ellos me ayudó a reconocerlos.

Algunos títulos son:
- El Príncipe, de Nicolás Maquiavelo.
- El arte de tener razón, de Arthur Schopenhauer.
- El arte de la guerra, de Sun Tsu.

Hasta ahora no se me ocurrió nada para la segunda parte del problema.

miércoles, enero 23, 2008

Muertos vivos

Según cuentan en el diario Ultimas Noticias de chile en su edición del domingo pasado, luego de cuatro horas de velorio, un anciano se levantó del ataúd y pidió un vaso de agua.

Menos mal que no se levantó al grito de ¡¡CEREBROS!!

Después de leer esta nota me dieron ganas de jugar con las Living Dead Dolls. En la sección "archivo" se pueden ver todos los modelos disponibles.

miércoles, enero 16, 2008

Volver

Aunque, a veces, volver a casa trae sus sorpresas.

Fotos de vacaciones 2

... a lugares que nunca habíamos imaginado.

martes, enero 15, 2008

Fotos de las vacaciones

Irse de vacaciones es casi como viajar en el tiempo...

Milagros se recupera

A veces los padres protegen de tal forma a un hijo que este sobrevive...

No sólo le pusieron de nombre "Milagros" sino que deben haberla protegido con sus propios cuerpos para que sobreviviera a tan terrible accidente.

Tragedia en Córdoba: Se repone Milagros

lunes, enero 14, 2008

Luis Bacalov - Tango Story

Mi tío Luis se presentó en el Teatro Olímpico de Roma con su concierto Tango Story. Según cuenta la nota de La Nación, fue un show increíble en donde recorrió 120 años de historia del tango.

Algún amigo italiano filmó unos momentos con su celular y lo subió a YouTube.com. Yo recaté estos dos:



y



Una versión más pequeña (y sin otros músicos) fue la que ofreció hace algún tiempo en El Club del Tango:
Libertango
El día que me quieras
El choclo
El Cartero

lunes, enero 07, 2008

El estado actual del arte

- (…) ¿Qué nombre has dado a este cuadro?
- Árboles en una noche de viento.
- Eso da un indicio de lo que has querido representar. ¿Son estos conos y círculos, pintados sobre fondo verde y amarillo, los árboles? ¿Y estas líneas tan singulares, que se desarrollan en forma de espiral, representan el viento de la noche? Es muy interesante, Anna, muy interesante. Pero, por Dios, hija, ¿qué has hecho de la bella naturaleza? ¡Si por lo menos una vez, quisieras ofrecernos con tu arte algo que hable al corazón, algo que represente la callada vida de las flores, un ramo de frescas lilas pintado con tanta fidelidad que crea uno estar percibiendo su encantador aroma, y que el vaso que contenga ese ramillete sea una porcelana de Meissen, en la que se vean dos figuras, un caballero que besa la mano de una dama, y que en la mesa todo sea brillante y primoroso…!
- Basta, basta, mamá. Tienes una imaginación extravagante. ¡Pero si ya no se puede pintar así!
- ¡Anna, no querrás decirme que, con tu talento, no puedes pintar algo semejante, algo que se dirija al corazón!
- Me interpretas mal, mamá. No se trata de que yo pueda o no hacerlo. Ya no se puede. La época y el estado actual del arte no admiten tales cosas.

Thomas Mann, La engañada, 1919